domingo, 27 de enero de 2013

Ravenclaw 1

El discurso fue esclarecedor para ti, intentaste no perderte ninguna palabra y memorizarlo todo, pero fue imposible. Sobrecarga de información.
-¿Qué es el quidditch?-oíste que preguntaba Bradley.
-Sólo es un deporte de magos que se juega sobre escobas-le contestó Marietta antes de llevarse el tenedor a la boca.
-Hay gente que te mataría por decir eso-dijo Luna con voz suave.- Y no es un deporte de magos sólo, los Gnomos de jardín también lo juegan.
-Eso te lo acabas de inventar-la contradijo Marietta.
-¡No! Salió en el Quisquilloso de la semana pasada, y ¡mis gnomos de jardín juegan quidditch!
-¿Usan escobas? ¿Y las bludgers?-le preguntó insistentemente Marietta.
-Bueno, no...
-Entonces no es quidditch-determinó ella.
Bradley, que había estado atento a la conversación como si se tratase de un partido de ping-pong, suspiró.
-Bien, ¿que hay del quidditch? ¿Es un deporte de magos o de gnomos? ¿Tenemos que traer uno como mascota para poder jugarlo?
Su última pregunta arrancó varias carcajadas en la mesa Ravenclaw, pero te fijaste en alguien que no se rió. Lo observaba todo en silencio, apoyando su cabeza sobre su mano, además, apenas había tocado la comida. Tenía un tono de piel muy tostado y el pelo azabache, pero lo que te impresionó fueron unos ojos verdes tan intensos que destacaban sobre su moreno.
-El quidditch es absolutamente un deporte de magos.-sus ojos eran severos a pesar de que tenía ss labios curvados en una sonrisa- Hay cuatro balones: la quaffle, las bludgers y la snitch dorada. Hay siete jugadores: el guardián, que supongo que tú llamarías portero, ya que protege tres aros de la quafle; tres cazadores que se pasan la quaffle para meterla en los aros; dos golpeadores con bates que alejan a las bludgers de los jugadores de su equipo; y el buscador, que tiene que coger la snitch dorada antes que el otro jugador. Otorga 150 puntos y finaliza el partido.-sus labios seguían curvados en una sonrisa.
-Gracias-le respondió Bradley algo avergonzado por su extensa explicación.
-Lo que yo decía, un deporte de magos sobre escobas-insistió Marietta.
-Si nunca has jugado quidditch, deberías dejar de decir eso-sentenció aquel chico avergonzando esta vez a Marietta.
-Si no te has presentado, tal vez no deberías conversar con nosotros-le devolviste su frase enarcando las cejas, instándole a que continuara.
Se impuso un silencio en la mesa Ravenclaw esperando su respuesta.
-Roger Davies, Capitán del equipo de quidditch de Ravenclaw-se presentó mirándote y esperando que hicieras lo mismo. Tu sonreíste sin amedrentarte y no sólo te presentaste tú, sino también a Bradley, Marietta y Luna.
-Roger-le llamó Luna- tal vez deberías motivarlos a presentarse a las pruebas de quidditch y no tratar de asustarlos-le reprendió.
-Si son de primero es poco probable que tengan algo que ofrecer-contestó Roger.
-No me interesa el quidditch-dijo Marietta.
Y antes de que Roger pudiera decir algo, Bradley exclamó:
-Yo me presentaré-Roger fijó sus ojos verdes en él, mientras Bradley fijaba sus ojos azules en ti- ¿Y tú?
-Claro, tengo curiosidad por ver algo de quidditch-accediste. Al fin y al cabo, sólo era presentarse ¿no? Incluso a lo mejor podrías darle una lección a Roger sobre lo que era capaz de hacer alguien de primero. Lástima que nunca antes hubieses jugado al quidditch.
La gente pareció haber terminado de comer, así que la comida desapareció de los platos.
-Y ahora-dijo Dumbeldore-Os deseo buenas noches, los prefectos acompañarán a los de primer año a sus casas.
Todos los alumnos del Gran Comedor, excepto los de Hufflepuff, se levantaron de sus mesas.
-¡Prefectos de Ravenclaw! ¿Dónde están los prefectos de Ravenclaw?-empezó a canturrear Bradley, sin darle importancia al anterior desplante de Roger.
-Luna-la llamó Roger, ella aún continua sentada, leyendo el Quisquilloso- ¿Has visto a Cho?
-Está llorando en los baños, Cedric no ha querido volver a salir con ella después de darse un tiempo en el verano-Luna le respondió sin despegar sus ojos de la revista.
Roger suspiró sonoramente y alzó la mano.
-¡Primer año de Ravenclaw! ¡Primer año!-Bradley dejó de canturrear sorprendido al escuchar a Roger- La cuestión es la siguiente: soy el único prefecto de Ravenclaw esta noche, a vuestra prefecta, Cho Chang, le han dado calabazas y no está disponible esta noche. Si os perdéis no es mi problema, ya que sois alumnos de Ravenclaw, usad vuestro cerebro y encontrad la casa.-se oyeron algunos sonidos de protesta- Quejas a Cho Chang, seguidme.-y empezó a andar.
Salisteis del Gran Comedor y observasteis como se encendían antorchas a los lados de los pasillos según andabais.
-Las escaleras cambian a placer, sólo agarraos a ella y buscad otro camino, no esperéis a que vuelva a cambiar-declaró Roger, cuando eso mismo pasó.
Seguisteis andando y subiendo escaleras hasta el Séptimo piso.
-Esto es la torre Ravenclaw, en el Séptimo piso por si no los habéis contado-especificó.
-¡Entonces todo el mundo sabe dónde está nuestra casa!-se quejó uno.
-Puede ser, pero no cualquiera puede entrar-Roger sonrió de lado- Dudo siquiera que vosotros podáis entrar.
-Lo dice porque hay que contestar correctamente un acertijo-explicó Marietta-Mi hermano me lo contó.
Os detuvisteis delante de la estatua de un águila, que empezó a hablar con voz monótoma:
-¿Qué es lo que aún no ha sido, que debe ser, pero cuando sea ya no lo será?
Se oyeron murmullos de gente que repetía la pregunta.
-Adelante, intentadlo. Por eso los de primero de Ravenclaw suelen ir en grupos, por si uno falla, lo responde otro. O al menos lo intenta.-Os retó Roger. Te pareció que intentaba demostrar su autoridad o la estupidez vuestra.
-¡El silencio!-dijo uno
El águila negó con la cabeza.
-¡Idiota! ¡Ése es otro acertijo diferente!-le regaño otro.
Aquello hizo reír a Roger.
-Si aún no ha sido, es un suceso futuro  seguro-oíste que razonaba Bradley en voz- el cuál, en presente ya no lo será, pero ¿qué demonios es?-te miró a ti al ver que le escuchabas.
-¡El día de mañana!-respondiste según las pistas de Bradley.
El águila se movió dejando ver una entrada a un salón con alfombras y sillones azules.
-¡Sí!-gritasteis Bradley y tú chocando las manos.
-Es un acertijo muggle-oíste que decía Marietta mientras entrabais.
Roger no dijo nada, sólo te observó atento, y luego observó a Bradley.
-Dormitorio de las chicas arriba y a la derecha, dormitorio de los chicos arriba y a la izquierda-mientras Roger hablaba observaste la sala común de Ravenclaw, parecía que la mitad era una pequeña biblioteca, y las chimeneas estaban encendidas con un gran fuego, como si llevaran tiempo así.-Y a vosotros dos,-Roger os señaló a Bradley y a ti- os espero en campo de quidditch a las 9, no os preocupéis por las clases.
Cuando Marietta y tú subisteis a vuestro dormitorio, te fijaste en que ya había una chica en él, estaba abrazando a Herbie. Tu perro, al ver que habías llegado, se soltó con algo de esfuerzo de la chica y fue a saludarte.
-Lo siento-dijo la chica secándose las lágrimas-Estaba un poco triste, y tu perro me animó.-cuando te miró a los ojos, dedujiste que era japonesa o china.
-Pues al parecer no lo hizo muy bien-comentó Marietta ignorándola y dirigiéndose a su cama a ver sus cosas.
-¡Marietta!-la regañaste. Luego te volviste hacia la chica- ¿Por casualidad no serás Cho Chang, la prefecta desaparecida?-le preguntaste.
-Sí...-afirmó.- ¡Ay, no!-dijo recordando- Tenía que acompañar a los de primer año.
-Ese Roger parecía bastante molesto-comentó Marietta.
Cho gimió.
-Marietta...-la avisaste.
-Pero mañana tiene que estar con ella y algunos más en el campo de quidditch-continuó- Poco probable que le veas entonces ¿no?
Eso pareció sorprender a Cho, que volvía a tener a Herbie a su lado.
-¿Vas a hacer las pruebas para el equipo de quidditch? ¿Roger no te ha dicho que ni lo intentes?
La puerta del dormitorio se abrió y apareció Luna.
-Todo lo contrario-dijo Luna con voz suave como si siempre hubiese estado allí- Como tú no estabas intenté hacer de prefecta y le dije que debía de motivarlos.
-¡Sabía que eras tú la que faltaba como nuestra compañera de cuarto! ¡Tienes toda una pared empapelada con pósters y artículos del Quisquilloso!-dijo Marietta.
Te volviste y observaste que Marietta no había exagerado.
-Vaya Luna, es impresionante, yo nunca consigo que Roger sea más amable-se lamentó Cho.
-Bueno, Luna le dijo que debía motivarnos, pero más bien nos dijo que "dudaba que hubiese algo que mereciese la pena entre los de primero"-hiciste una pausa recordando- Luego Bradley dijo que se presentaría y me animó a hacer lo mismo.
-A mi no me interesa el quidditch, pero ese Roger se merece un...-Marietta se acercó a la pared a leer un artículo del Quisquilloso-... torposoplo en el trasero.
Eso os arrancó una carcajada a todas.
Te acercaste a tu cama y viste que había una carta encima de ella.

Debido a su falta de material, le informo de que mañana a las 9,
deberá presentarse en la sala común y esperarme. 
Solucionaremos su problema
Atentamente  Filius Flitwick,
Jefe de la casa Ravenclaw


-Marietta-la llamaste al terminar de leer tu carta- ¿Roger dijo que debía de estar mañana a las 9 en el campo de quidditch?
-Sí, 
-¿A las nueve?-repetiste.
-Sí, ¿por qué?
-Porque no creo que pueda estar en dos lugares a la vez.

-Si decides ir al campo de quidditch, pulsa aquí o ve a Pruebas Quidditch
-Si decides hacer caso a la carta, pulsa aquí o ve a Varita.



No hay comentarios:

Publicar un comentario